“Borderland”- Carol Sabbadini (Evento Termibús)

Valente, the protagonist of the video, takes us into his own trip to make us understand the reasons and the voyage that should make an ” illegal immigrant” to achieve his dream of reaching The promised land.
Through his history, memories and his point of view we observed landscapes that enquire about the identity and the essence of certain places; where the borders around the international boundaries, cease to be imaginary lines to become physical barriers that embody the failure and make you understand the condition of being in “ the other side”.

Ver video (enlace a Vimeo)

Publicado en Carol Sabbadini, Evento Termibús | Deja un comentario

Nomadismo e interdisciplinariedad. La maquina nomádica: el movimiento como forma de resistencia. (Parte II) | MODESTA DI PAOLA

Interartive #16, December 2009

En los años ochenta el nomadismo empieza a hallarse en el mundo de las ideas filosóficas. Una de las primeras elaboraciones nos llega de Gilles Deleuze y Felix Guattari que en el Tratado de nomadología: La Máquina de guerra, utilizan los conceptos nomadismo, máquina de guerra y micropolítica de las fronteras para analizar la sociedad contemporánea. A partir de las ideas del antropólogo francés Pierre Clastres, los dos filósofos convierten lo “nomádico” en propensión a la resistencia típica de las sociedades primitivas. Una de las principales contribuciones de Pierre Clastres a la antropología fue su crítica a la visión evolucionista según la cual las sociedades estatales o jerárquicas están más desarrolladas que las sociedades primitivas. El postulado evolucionista ha considerado la vida comunitaria de los grupos tribales como un estadio precedente a la sedentariedad y, por lo tanto, a la construcción de las estructuras urbanas que más tarde se han convertido en las actuales metrópolis del progreso. Para Clastres lo que dio lugar a las metrópolis, en realidad, no fue el paso del nomadismo al sedentarismo, como se había sostenido hasta entonces, sino: “la revolución política, esa aparición misteriosa, irreversible, mortal para las sociedades primitivas que conocemos con el nombre de Estado”. Clastres define  las sociedades primitivas “sociedades sin Estado”. Éstas son por esencia igualitarias y rechazan la aparición de un órgano de poder.

Esta nueva visión de la sociedad nómada primitiva, sin jerarquías ni poderes políticos centrales hará que el  concepto de “nomadismo”  se desarrolle en un territorio absolutamente nuevo, el territorio de la “resistencia”. En este contexto, el nomadismo se convierte en un impulso antitético a la forma-Estado, en la medida en que lo móvil tiende a quedarse fuera del control panóptico que caracteriza a la ciudad moderna. Para Deleuze y Guattari una de las tareas fundamentales del Estado es la de “estriar el espacio”, es decir,  marcar los límites del territorio y controlar las emigraciones, los actos disidentes, las pequeñas rebeliones. Podríamos imaginarnos el territorio descrito por los dos filósofos como el campo de confrontación entre dos fuerzas contrapuestas y antagónicas: una es la del aparato del Estado -que intenta a toda costa estriar el espacio y limitarlo; la otra es la máquina de guerra nómada -que se mueve por un espacio abierto y liso.

Al proceso de captura de flujos de todo tipo (de poblaciones, de mercancías, capitales, etc.), los nómadas responden adaptando las condiciones a la constitución de una “máquina de guerra” capaz de moverse en el “espacio liso”. Se contraponen a las normas que regulan la circulación y el movimiento. Sin embargo para los autores, el Estado es transformador y capturador, descompone y recompone el movimiento, va de lo liso a lo estriado y engaña produciendo un espacio liso virtual. Aquí es donde Deleuze y Guattari, recuerdan la teoría del neonomadismo de Paul Virilio al servicio de una máquina de guerra todavía más inquietante. Este nuevo nomadismo acompaña a una máquina de guerra mundial cuya organización desborda los aparatos del Estado y está presente en complejos energéticos, militares-industriales, multinacionales.

Deleuze y Guattari retoman la interesante tesis de Virilio para recordar que el espacio liso, nómada, puede ser trazado y ocupado por la organización del poder. Por lo tanto, no sólo el mar, el desierto, la estepa y el aire (las geografías de lo liso por excelencia), son los lugares de una confrontación entre lo liso y lo estriado, también lo son las ciudades, con sus flujos, circulaciones, circuitos y conjuntos arquitectónicos.

Aquí, es evidente la analogía con la analítica foucaultiana que individua una macro física del poder, con su propensión a la estabilización y jerarquización de los flujos y una microfísica de los poderes que se abre a nuevas posibilidades de resistencia. Para Foucault, el poder nunca se localiza en una categoría abstracta que lo detenta (como por ejemplo en Marx, a nivel de clases sociales o del Estado), sino que se articula en una organización reticular, es decir, microfísica, que se extiende en todas las direcciones locales y elementales de las estructuras sociales y económicas.

Sin embargo la lucha de los nómadas cambia, la resistencia se desplaza y la vida reconstruye sus desafíos, afronta nuevos obstáculos, inventa nuevos aspectos, modifica a los adversarios. Como Foucault, Michel de Certeau percibe también un movimiento de micro resistencias que generan micro libertades. Para Certeau, el saber científico tiende a organizar la legibilidad del mundo de modo similar al poder político, por medio de lenguajes artificiales. A éstos, en cambio, el cuerpo social responde por medio de la imprevisibilidad y la creatividad de los actos cotidianos, desestabilizando y desorientando la organización panóptica. Certeau, de hecho, compara al consumidor de cualquier forma textual (urbanística, industrial, comercial o televisiva) con un viajador nómada que anda creativamente en territorios que no posee.

En un contexto explícitamente político, para los filósofos Toni Negri y Michael Hardt la movilidad constituye todavía un nivel espontáneo de lucha. Y de hecho, la movilidad salvaje, la nueva horda nómada y las migraciones de masas han contribuido a la implosión del sistema. Se trata de la multitud contra el Imperio.

La imprevisibilidad de las multitudes es para Michel Maffesoli ejemplo de recuperación de un arcaico impulso que conduce a la huída. Mediante la metáfora del nomadismo, el autor reactualiza las discusiones delineadas por Negri y Hardt sobre el valor de grupos y comportamientos sociales basados en el desplazamiento, la fuga, el desarraigo y la movilidad como formas antitéticas a la forma-Estado, en la medida en que lo móvil tiende a quedar fuera del “panóptico” y del “confinamiento domiciliario” que caracteriza a la ciudad moderna. La vida errante propia de los nómadas, al favorecer los encuentros y expresar un ideal comunitario, se lee por Maffesoli como la manifestación del deseo de romper el confinamiento que caracterizó a la modernidad (en sus diferentes facetas: domicilio, familia nuclear, profesión e identidad) impidiendo a las personas vivir sus múltiples potencialidades. Lejos del lugar común del individualista nato, el nómada de la era de Internet es una figura gregaria, abierta a formar bandas, tribus, comunidades y otras formas de socialización no estatal. En contra de los diagnósticos más habituales, Maffesoli sostiene que el individualismo es una forma básica de reclusión sedentaria, una prisión exacerbada por la modernidad cuyos muros están siendo erosionados por vías subterráneas de escape, túneles de evasión  minoritarios primero y  masivos después.

La navegación libre por Internet, el comportamiento de las muchedumbres en los centros comerciales, el éxodo y, en general, los medios por los que el individuo expresa un nuevo deseo de libertad muestran la resistencia del hombre contemporáneo a confinarse en un solo domicilio, una sola profesión, un núcleo familiar determinado o una identidad sexual.

El nomadismo proclamado por Maffesoli presenta una modalidad preformativa de la existencia que lleva a recorridos por experiencias cognitivas y a la producción de nuevos horizontes semánticos, lugar de hibridaciones culturales. Recordando las prácticas new age, los melting pont étnicos, las síntesis tecnorgánica y la metáfora del cyborg, Maffesoli define las modalidades relacionales de un nuevo concepto de nomadismo que se amplía en este nuevo milenio: el nomadismo global.

Publicado en Colectivo ANT-espacio | Deja un comentario

Nomadismo e interdisciplinariedad. El caminar como experiencia artística-filosófico en el territorio urbano. (Parte I) | MODESTA DI PAOLA

Interartive #16, December 2009

Modificando los significados del espacio recorrido, el acto de caminar ha sido la primera acción estética que ha penetrado en los territorios del caos construyendo un nuevo orden en el que se ha desarrollado la arquitectura de los objetos firmes.

El concepto “nomadismo”, en su recorrido a través de la historia ha ido modificando su significado dependiendo del observador y la época. Desde el principio ha sido relacionado con el régimen o, en general, con la manera de vivir típica de los pueblos y tribus sin un territorio fijo como residencia permanente. Actualmente, el termino nomadismo ha pasado a indicar un estado mucho más amplio que abarca, no sólo las sociedades segmentarias que practican la trashumancia (como las tribus esquimales, chichimecas, tuaregs, o los pueblos cíngaros etc.), sino también todo un modus vivendi que define los movimientos de personas relacionados con el trabajo, el turismo, los emigrantes, etc. Ese traspaso conceptual ha sido posible, no sólo por la licencia poética de algunos autores, sino por el propio viaje al que se someten los términos y los conceptos en su devenir en el tiempo. El concepto nomadismo – que designa una de las más antiguas formas de subsistencia y desarrollo humano y que es objeto de estudio de la historia, la antropología y la arqueología – se ha movido a través del tiempo, del espacio y de las disciplinas, para ahora ser objeto de estudio de las ciencias sociales, la filosofía y las artes.

De la misma forma que la representación del nómada ha ido designando procesos y movimientos también se ha configurado como metáfora de movimiento mental, físico, y/o artístico. Una primera aproximación teórica y conceptual del arte al nomadismo se nos es ofrecida por Francesco Careri que definiendo al nómada en relación al sedentario afirma que el hombre, antes de inventar la arquitectura, poseía una forma simbólica con la que transformar el espacio: la acción de caminar.

La trashumancia nómada, generalmente considerada como el arquetipo de todos los recorridos, ha sido la forma primigenia de construir el paisaje, es decir, una forma de protoarquitectura. De ese modo, el autor de Walkscape, relaciona el nomadismo con una forma estética capaz de intervenir en los espacios públicos metropolitanos y periféricos. En este contexto el nomadismo se caracteriza por ser una forma de intervención urbana que lleva consigo los significados simbólicos del acto creativo primario: Lo errante como arquitectura del paisaje, entendiendo el término paisaje como el acto de transformación simbólica y física del espacio antrópico.

Desde esta perspectiva hemos reconocido cuatro importantes momentos de nomadismo simbólico en la Historia del Arte. Relacionados todos ellos con la experiencia del recorrido y del caminar son momentos estéticos para percibir la ciudad. Se trata de la ciudad banal de Dadá, la ciudad onírica de los surrealistas, el paisaje entrópico de Robert Smithson y la ciudad lúdica o nómada de los letristas y situacionistas.

En 1921 Dadá organiza en París la primera visita-excursión a los lugares banales de la ciudad. Con esta acción, considerada un ready made urbano, se determina el pasaje de la representación del movimiento a la construcción de una forma estética que se cumple en la realidad de la vida cotidiana. Tres años después, los dadaístas parisinos organizan un paseo en un vasto territorio natural y descubren, en el acto del caminar, un componente onírico y surreal que definen como “deambulación”. Este recorrido es la materialización del lâchez tout de André Breton, un tipo de viaje iniciático que parte de Dadá para llegar al surrealismo. En los años cincuenta la Internacional Letrista, que confluirá en la Internacional Situacionista en 1957,  empieza a formular la “teoría de la deriva”. La deriva urbana letrista se concretará en actividades lúdicas colectivas para experimentar formas alternativas de vivir la ciudad. Los letristas, apoyándose en el concepto de “psicogeografía”, quieren constituir un estilo de vida capaz de oponerse eficazmente a las reglas de la sociedad burguesa. Por medio de acciones fugaces, la acción psicogeográfica no dejaba huella de su paso por el territorio de no ser por los textos en forma de guías turísticas con las informaciones de uso de la ciudad. Guy Debord nos informa de que “el concepto de deriva va indiscutiblemente unido al reconocimiento de efectos de naturaleza psicogeográfica y a la afirmación de un comportamiento lúdico-constructivo, lo que lo opone en todos los aspectos a las nociones clásicas de viaje y paseo”.

En la interpretación de deriva que hace Debord en 1956 se encuentran reminiscencias de la figura deambulante del flâneur romántico, pero también de las experiencias que llevaron a los surrealistas a sus azarosas trayectorias por la ciudad en los años veinte. Con la Théorie de la dérive de Guy Debord y con New Babylon, en la que Nieuwenhuis Constant desarrolla la idea de una ciudad nómada, el tema del nomadismo llega definitivamente al ámbito de la arquitectura, lo que dictará las pautas para las vanguardias radicales de los años sucesivos, como la Land Art.

Es interesante constatar que a la fundación de la Internacional Situacionista le precedió una reunión en la población piamontesa de Alba, en diciembre de 1956. Allí, Pinot-Gallizio mostró a Constant un lugar en las afueras que el municipio había designado para el asentamiento de un campamento gitano,. El proyecto para Alba constituyó el origen de la serie de maquetas de New Babylon, una ciudad que se configuraba sobre un modelo nómada y alternativo. Constant en New Babylon, nos informa sobre aquel día y de cómo concibió el plan de crear un campamento permanente para los gitanos: “Concebí el esquema para un campamento permanente para los gitanos de Alba y ese proyecto es el origen de una serie de maquetas para New Babylon. Para una New Babylon donde se ha construido alojamiento compartido bajo un único techo y con la ayuda de elementos móviles, un área temporal para vivir en un cambio constante; un campo nómada a escala planetaria”.

Otra importante acción artística relacionada con el acto de caminar la encontramos en 1967 cuando Richard Long realiza la obra A Line Made by Walking England, una línea que se crea por la acción repetida de caminar sobre la hierba. Hierba aplanada por la voluntad de poder pasear. En esta acción el caminar se trasforma en una forma de arte autónomo. En el mismo año Robert Smithson realiza A Tour of the Monuments of Passaic, un viaje en los espacios vacíos de la periferia contemporánea. Desde estas intervenciones vitales para la historia del arte contemporáneo, las artes visuales modifican el significado del acto de caminar, como parte integrante de una expansión hacia la escultura. Es con el Land Art que arte, arquitectura y escultura se vuelven elementos periféricos de un conjunto mucho más amplio. Se trata de lo que Rosalind Krauss ha definido como “la escultura en el campo expandido”, es decir, la exploración de las posibilidades de la escultura en su aproximación hacia la arquitectura y la no arquitectura, paisaje y no paisaje: “En los últimos diez años una serie de cosas bastante sorprendentes han recibido el nombre de esculturas: estrechos pasillos con monitores de televisión en los extremos; grandes fotografías documentando excursiones campestres; espejos situados en ángulos extraños en habitaciones ordinarias; líneas provisionales trazadas en el suelo del desierto. Parece como si nada pudiera dar a un esfuerzo tan abigarrado el derecho a reclamar la categoría de escultura, sea cual fuera el significado de ésta. A menos, claro está, que esa categoría pueda llegar a ser infinitamente maleable”.

Esta revolución en el campo de las artes visuales firma el paso definitivo a las tendencias artísticas que se han producido en el periodo denominado posmoderno. En este contexto marcado por grandes trasformaciones – como el progresivo desarrollo de la civilización que ha ido produciendo las grandes megalópolis y la declinación de las fronteras nacionales-, el arte visual empieza a mostrarse interesado en los efectos perturbadores, en las dinámicas y en las producciones del “progreso” contemporáneo. Artistas del arte público y social buscan una aproximación más directa al público que puebla las grandes ciudades e interviene en ellas con la voluntad del etnógrafo. Las ciudades se vuelven un campo experimental de búsquedas e investigaciones, in situ, de las problemáticas contemporáneas. En todos los lugares del mundo, escribía Paul Ricoeur en History and Truth, “uno encuentra la misma mala película, las mismas máquinas tragaperras, las mismas atrocidades de plástico y aluminio, la misma deformación del lenguaje por la propaganda”.

A las reflexiones de Ricoeur hace falta añadir que todas las ciudades del mundo están condicionadas por una fuerza universal que empuja a la especulación del territorio, manipulando elementos predeterminados por los imperativos de la producción. Por ejemplo es evidente en las prácticas de la gentrification, en la proliferación de estructuras viarias que se presentan como gigantescas acumulaciones de mercancías, y en el mantenimiento de dispositivos de control social. La civilización universal produce un progresivo abandono de las formas del pasado al modificar el aspecto urbano y  controlando las culturas moduladas localmente. Para este propósito es imprescindible citar a Kenneth Frampton y subrayar que: “el típico centro de la ciudad que, hasta hace veinte años, todavía presentaba una mezcla de barrios residenciales con industria terciaria y secundaria se ha convertido ahora en poco más que un paisaje burolandschaft: la victoria de la civilización universal sobre la cultura modulada localmente”

En cambio hoy en día, la ciudad ageográfíca ha convertido la movilidad y la comunicación en los principales agentes para garantizar la uniformidad. La ciudad contemporánea es un receptáculo de movimientos y flujos de datos, bienes y personas (autóctonos, turistas, emigrantes, trabajadores e individualidades solitarias que se dan al pasaje transitorio y efímero) que muestran el espíritu de nuestro tiempo, hecho de hedonismo, relativismo y presente, pero también de energía concreta y cotidiana que difícilmente, como destaca el sociólogo francés Michel Mafessoli en su elaboración del nomadismo glocal, se deja interpretar en términos de finalidad, de sentido de la historia o de categorías económico-políticas. Vivimos el tiempo en el que el nomadismo, más que una simple categoría histórica y social que delimita unos grupos tribales, se concreta en realidad global.

Publicado en Colectivo ANT-espacio | 1 Comentario

“Un ligero equipaje para tan largo viaje”

Libreta personal de Nerea Elizalde

Publicado en Evento AlhóndigaBilbao, Riccardo Giacconi y Andrea Morbio | Deja un comentario

Fotos del Evento en AlhóndigaBilbao_ 11 diciembre

Publicado en Evento AlhóndigaBilbao | 1 Comentario

Desplazamientos temporales

Por X. saenz de gorbea – Domingo, 12 de Diciembre de 2010

No todo pasa en los espacios públicos ni tampoco en el comercio del arte, la realidad de la calle puede ser protagonista de acciones creativas. Unas obras de arte que tienden a ser acontecimientos que perduran un tiempo muy escaso. Es lo que ocurre con el proyecto comisariado por ANT-espacio, colectivo constituido por los artistas Laura Díez y Patricia Vega. Una aportación puntual que ha tenido lugar en la plaza cubierta de la Alhóndiga de Bilbao. Ayer, entre las 10 y las 22 h.

Son una serie de hechos que sorprenden y salen al encuentro o pasan inadvertidos. Situaciones que problematizan el lugar e inquieren respuestas perceptivas o cognoscitivas. Procesos y tránsitos que también pueden ser interactuados.

Al exterior, se puede coincidir con la transmisión de un texto escrito por Riccardo Giacconi y Andrea Morbio. Al viejo estilo de los antiguos contadores de historias, le da vida Nerea Elizalde, joven actriz de doce años. Un guión enigmático que va repitiendo hasta nueve veces. La lectura tiene también imagen que emite nuevas realidades y presencias. Nada más entrar hay grupos de fotografías en el suelo. Pueden pisarse y se van deteriorando. Proceso que habla de fugacidades, como la propia movilización de unas cotidianas frases cuyo sentido da que pensar. Se han pasado a efímeros graffitis, situados sobre el suelo de una carretera, en vehículos o plasmados gráficamente encima de viejos muros. Un interesante trabajo de Olga Ruiz.

Al mismo tiempo, un altavoz emite de cuando en cuando el ding dong que antecede a una agenda con falsas actividades. Es la aportación de los creadores Bertomeu Sastre y Marcos Cuesta. Una transformación sonora que ocupa el espacio y crea equívocos que nadie parece atender. Saturados de ruidos, uno más poco parece importar ni molestar: “Ya está todo decidido y no hay vuelta atrás. Dena erabakita dago, ez dago atzera bueltarik”.

Junto a los bancos luminosos se ha dispuesto una serie de vídeos. Patentizan recorridos, como los que tantas veces se hace en el medio urbano. Paradas y aceleraciones, semáforos y fachadas que se van sucediendo. Flujo de ida y vuelta que ha sido concebido por Eriz Moreno.

El recorrido termina con el proyecto Libre circulación de seres humanos. La aportación es de Artitadetó, colectivo constituido por Maialen Dissard, Patricia Gómez Rojo y Helga Massetani. Sus cinco esculturas han sido creadas con telas como las de los bolsos y constituyen un híbrido entre maleta y representación de seres en movimiento. Todo es transitorio y mero desplazamiento temporal.

La fluidez entre el anonimato del no lugar y la existencia de un sitio en el que todo puede suceder y está repleto de signos que dejan el poso de una experiencia.

Publicado en Evento AlhóndigaBilbao | Deja un comentario

Vídeo “Elevarse-To raise-Igotzea” por Marta Gil

Pieza de video para el proyecto Desplazamientos temporales realizado en Termibús Bilbao el 16 de octubre de 2010.

Vimeo (ver vídeo)

Publicado en Marta Gil | Deja un comentario